Señor y Dios nuestro,

que concediste a la beata Ana María, virgen,

que tu Hijo Jesucristo

fuera el ideal supremo de su vida

y la razón de su entrega a los demás;
concédenos, por su ejemplo e intercesión,
el don de amarte y servirte
en los más necesitados.

Por nuestro Señor Jesucristo.





CLICAD sobre la imagen para
DESCARGAROS la estampa con la oración.