Las hermanas vivimos nuestra consagración en comunidad, unidas por los vínculos de la fe y de la común vocación. Encontramos nuestra cohesión como comunidad a la luz de la fe, en unión con Cristo, a través de la oración y del servicio de caridad.